Archivo por meses: junio 2018

El socialismo y el capitalismo contrastados por Spock y C.S. Lewis

Los derechos de propiedad son la diferencia clave entre el socialismo y el capitalismo. Pídele a muchos en la calle que definan estos términos y tropezarán con una explicación exhaustiva. Quizás, quizás, murmuren algo acerca de que el capitalismo se refiere a la codicia y al socialismo a la generosidad. Los hechos son todo lo contrario. Ésta es una definición funcional:

Capitalismo: el libre intercambio de bienes y servicios de propiedad privada

Socialismo: un sistema económico centrado en el control estatal y la propiedad estatal de la industria y la propiedad.

¿Notas la diferencia? ¿Los individuos son dueños de sus negocios y propiedades o lo hace el gobierno? ¿Queremos un “intercambio libre” o “control” de nuestras vidas por parte de alguna entidad inocua más grande? El concepto clave de comparar y contrastar estos dos es una pregunta: ¿Es el estado más importante que el individuo o es el individuo más importante que el estado? ¿Estaba correcto Spock en Viaje a las Estrellas cuando dijo: “Las necesidades de muchos superan las necesidades de unos pocos”? ¿El colectivismo de los Borg justifica la asimilación del individuo?

Leer: https://fee.org/articles/star-trek-and-collectivism-the-case-of-the-borg/

La cosmovisión bíblica tiene una respuesta clara y sin complejos a esta pregunta. C.S. Lewis lo dijo mejor.

“Una vez más, el cristianismo afirma que cada ser humano individual va a vivir para siempre, y esto debe ser verdadero o falso. . . . Y la inmortalidad marca esta otra diferencia, que, por cierto, tiene una conexión con la diferencia entre el totalitarismo y la democracia. Si las personas viven solo setenta años, entonces un estado, una nación o una civilización, que puede durar mil años, es más importante que un individuo. Pero si el cristianismo es verdadero, entonces el individuo no solo es más importante sino que es incomparablemente más importante, porque él es eterno y la vida del estado o civilización, comparada con la de él, es solo un momento.”

– C.S. Lewis, Mere Christianity 74-75

Un profesor de economía contrastaba con su clase por qué el capitalismo producía incentivos y el socialismo no. No le creían. Así que se esperó para el primer examen. Todos obtuvieron un “7.5” Muchos estudiantes habían estudiado mucho y habían sacado un “10”, mientras que otros se saltaron la prueba y reprobaron. El maestro dijo que quería tratar a todos por igual, tal como lo habían sugerido. ¡Promedió los esfuerzos de la clase y a todos les dio un “7.5”! Bien, ¿adivina que? En el siguiente examen, los estudiantes que sacaron un 10 y que habían sido robados de sus esfuerzos, no estudiaron tanto… los estudiantes que sacaron 5 y reprobaron continuaron sus malos hábitos de estudio ya que estaban bastante contentos con las recompensas de sus esfuerzos en el último examen. Al final del día, el promedio de calificación de todos era de “6”. La clase empezó a comprender a lo que se refería el profesor. Se dieron cuenta que al tratar a todos por igual conduce a un espiral descendente, un retroceso. Les roba a los trabajadores que se esfuerzan del regalo del trabajo y el esfuerzo. El fruto de su arduo trabajo.

 

Entonces, ¿qué es la Economía de Dios? Es la belleza de la sabiduría de Dios aplicada a la economía. El poder de su sabiduría en una economía personal, familiar o incluso nacional. Es el modelo y el marco en el que todos pueden experimentar la libertad, la prosperidad y la generosidad. †
Traducido de: http://www.beliefnet.com/columnists/godonomics/2014/01/socialism-and-capitalism-contrasted-by-spock-and-c-s-lewis.html

11 Razones por qué debemos rechazar el Socialismo

Por qué debemos proteger la familia, la propiedad privada y nuestro país de los peligros del socialismo y la izquierda

  1. El socialismo y el comunismo son la misma ideología

El comunismo no es más que una forma extrema de socialismo. Desde el punto de vista ideológico, no hay una diferencia sustancial entre los dos. De hecho, la Unión Soviética comunista se llamó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (1922-1991) y la China comunista, Cuba, Venezuela, Corea del Norte  y Vietnam se definen como naciones socialistas.

  1. El socialismo viola la libertad personal

El socialismo busca eliminar la “injusticia” al transferir los derechos y las responsabilidades de las personas y las familias al Estado. En el proceso, el socialismo realmente crea injusticia. Destruye la verdadera libertad: la libertad de decidir todos los asuntos que se encuentran dentro de nuestra propia competencia y de seguir el curso mostrado por nuestra razón, dentro de las leyes de la moral, incluidos los dictados de la justicia y la caridad.

  1. El socialismo viola la naturaleza humana

El socialismo es antinatural. Destruye la iniciativa personal, un fruto de nuestro intelecto y libre albedrío, y la reemplaza con el control del Estado. Tiende al totalitarismo, con su gobierno y represión policial, donde sea que se implemente.

  1. El socialismo viola la propiedad privada

El socialismo llama a “redistribuir la riqueza” tomando de los “ricos” para dar a los pobres. Impone impuestos que castigan a aquellos que han podido sacar mayor provecho de sus talentos productivos, capacidad de trabajo o ahorro. Utiliza los impuestos para promover el igualitarismo económico y social, un objetivo que se logrará por completo, de acuerdo con el Manifiesto Comunista, con la “abolición de la propiedad privada”.

  1. El socialismo se opone al matrimonio tradicional

El socialismo no ve ninguna razón moral para que las personas restrinjan el sexo al matrimonio, es decir, a una unión indisoluble entre un hombre y una mujer. Además, el socialismo socava la propiedad privada, que Friedrich Engels, fundador del socialismo moderno y el comunismo junto con Karl Marx, vio como el fundamento del matrimonio tradicional.

  1. El socialismo se opone a los derechos de los padres en la educación

El socialismo como el Estado, y no los padres, el control de la educación de los niños. Casi desde el nacimiento, los niños deben ser entregados a las instituciones públicas, donde se les enseñará lo que el Estado quiere, indepen-dientemente de las opiniones de los padres. La evolución debe ser enseñada. La oración escolar debe estar prohibida.

  1. El socialismo promueve la igualdad radical

Una supuesta igualdad absoluta entre los hombres es una presunción fundamental del socialismo. Por lo tanto, considera que cualquier desigualdad es injusta en sí misma. Los empleadores privados se describen rápidamente como “explotadores” cuyas ganancias realmente pertenecen a sus empleados. Como consecuencia, descartan el sistema de salario.

  1. El socialism promueve el ateismo

La creencia en Dios, que a diferencia de nosotros es infinita, omnipotente y omnisciente, choca de frente con el principio de la igualdad absoluta. Por lo tanto, el socialismo rechaza lo espiritual y afirma que solo existe la materia. Dios, el alma y la próxima vida son ilusiones según el socialismo.

  1. El socialismo usa su propio código moral y le llama humanismo

El humanismo es una forma de ateísmo practicado por el socialismo, el cual es inteligentemente transformado para parecer algo bueno y moral llamándole ‘humanismo’, a través de la creación de códigos o leyes sin la necesidad de Dios o que se base en las leyes de Dios sobre le hombre. El humanismo es la forma en que el ateo justifica sus actos sin la intervención o creencia en Dios.

  1. El socialismo promueve el relativismo

Para el socialismo no hay verdades absolutas o moral revelada que establezcan estándares de conducta que se apliquen a todos, en todas partes y siempre. Todo evoluciona, incluidos lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo. No hay lugar para los Diez Mandamientos, ni en la mente privada ni en la plaza pública.

  1. El socialismo se burla de la religión

Según Karl Marx, la religión es “el opio del pueblo”. Lenin, fundador de la Unión Soviética, estuvo de acuerdo: “La religión es opio para el pueblo. La religión es una especie de bebida espiritual en la que los esclavos del capital ahogan su imagen humana, su demanda de una vida más o menos digna del hombre”.

“¡Que Jesús Cristo  proteja y libre a las naciones del mundo del socialismo!”