Archivo por meses: noviembre 2018

Una completísima oración a Dios †

Por Alex Backman 2da. revisión – DESCARGAR PDF 

“La oración es la llave que abre todas las bodegas que guardan la infinita gracia y poder de Dios.”— R.A. Torrey

  1. Alabado sea el Dios de Abraham, Isaac y Jacobo, el Santo de Israel, Alfa y Omega, el principio y el fin. Te doy gracias y alabo por tu bondad tu misericordia y tu gracia.
  2. Doy gracias por una mente para orar, un corazón para buscar tu rostro y la autoridad para poner mis miembros en servidumbre.
  3. Te agradezco por este momento y la oportunidad que cada día me brinda.
  4. Sé que cada día es especial y tengo un potencial ilimitado.
  5. No hay límites en mi vida, obstáculos que no se puedan superar, o barreras que puedan detener mi camino.
  6. De hecho, este es el mejor día de mi vida y soy libre de ejercer todos los dones y talentos con los que me has bendecido.
  7. Mis esperanzas y sueños se pueden manifestar hoy y me acerco a este momento con una gran expectativa de milagros, de avance y liberación.
  8. Estoy frente a ti Señor Jesús desnudo, sin ofrecer excusa alguna o justificaciones de mis defectos y debilidades.
  9. Vengo Señor Jesús buscando tu estándar y no el de los hombres.
  10. Oro que me perdones mis pecados conocidos y desconocidos.
  11. Perdona cada acción de pensamiento o intención de mi corazón que no esté alineado con tu palabra, tu voluntad o tu vocación, y tu propósito para mi vida.
    Por favor perdona cualquier falta secreta y arranca cualquier semilla de descontento que haya sido plantada en mi vida.
  12. Perdóname Señor si he retenido el diezmo, y dame un corazón para restaurar a todas las personas a las que les he hecho un mal.
  13. Así como tú me perdonas, yo perdono a los que me han quebrantado, y dejo de lado cualquier amargura o mala voluntad que haya tenido en mi corazón.
    No permitiré que el pecado y la amargura interrumpan el flujo de bendiciones en mi vida.
  14. Me arrepiento ahora mismo en el nombre de Jesús †, y recibo el poder de la Sangre del Cordero de Dios (Agnus Dei) para limpiarme de toda iniquidad.
  15. Vengo ante ti, Señor, con un corazón que está tras el tuyo y una mente que se mantiene en Ti.
  16. Te agradezco, Jesús, por salvarme de mí mismo y por las consecuencias del pecado.
  17. Gracias por ser mi intercesor, mi abogado y defensor, pero más importantemente, Mi Salvador.
  18. Gracias Jesús, por recibir el golpe que debió ser mío.
  19. Me rindo a ti, Jesús, y te doy el reinado total y completo sobre mi vida.
  20. Me someto voluntariamente a ti en acción de gracias y alabanza.
  21. Te agradezco Jesús, por la relación y el compañerismo que me has permitido compartir contigo.
  22. Te agradezco por cada palabra de oración más la oportunidad de obtener una revelación y comprensión acerca de ti.
  23. Perdóname por los momentos en que te he pasado por alto o en los momentos en que he permitido que mi enfoque y disciplina se deslicen.
  24. En el nombre de Jesús, ahora pongo mi cuerpo, mi alma, mi espíritu y toda mi vida en tus manos. En este momento te pido que me pongas dentro de tu voluntad perfecta para mi vida. A partir de este momento, elegiré quedarme totalmente rendido a ti todos los días de mi vida y te permitiré dirigir mi vida en la dirección o camino que tú quieras.
  25. Te elijo a ti Jesús y todos Tus beneficios y denuncio todos los lazos y comunión con el mundo corporativo de satán. No tengo lugar en el mundo y denuncio todo lo que ofrece. Tú me has dado el poder de elección, Señor, y yo escojo estar en alianza eterna contigo.
  26. Padre, en el nombre de Jesús, ahora suplico la Sangre de Jesús sobre cada centímetro de mi cuerpo físico, sobre cada centímetro de mi alma y sobre cada centímetro de mi espíritu.
    Ahora reclamo la Sangre de Jesús contra cualquier demonio que intente venir contra mí.
  27. Ahora reclamo la Sangre de Jesús contra cualquier persona maligna o malvada que pueda o quiera intentar venir contra mí.
  28. Ahora reclamo la Sangre de Jesús contra cualquier accidente natural o catástrofe que pueda venir en mi contra.
  29. Ahora reclamo la Sangre de Jesús contra cualquier enfermedad, virus o enfermedad que pueda venir en mi contra.
  30. Sé y acepto que he cruzado la línea o punto de no retorno y no miraré hacia atrás.
  31. Cada día me estoy volviendo más y más como Tú y alejándome más y más de este mundo.
  32. Mi realidad en Cristo es más real que lo que contemplan mis ojos naturales, y sé que no estás a un millón de kilómetros terrestres de distancia. Estás aquí conmigo en cada paso que tomo en el camino que me has trazado.
  33. Tengo y tendré siempre confianza en ti Señor, con respecto a cada situación que enfrento, cada decisión que tome y cada tentación que se presente en mi camino.
  34. Dame oído para oír Tú instrucción, Señor; ojos para ver y que no sean engañados y un corazón que se mantenga siempre fiel (Semper Fidelis).
  35. Desde que te acepté en mi corazón Jesús, mi vida se ha construido sobre la base de que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo. Moriste en la cruz † por mis pecados y Tu sangre fue derramada por mí. Ejerzo total fe, convicción y confianza en mi creencia de que la muerte fue impotente para retenerte en la tumba y que resucitaste y resucitaste a todos los muertos. Recibo Tu poder de resurrección y declaro que no hay nada muerto en mi vida. Enuncio la vida misma en todas las cosas que me pertenecen. Incluso ahora, Señor Jesús, te pido que respires la vida en mis relaciones, en mi hogar, en mis sueños, en mi oficio o carrera, en mi vocación, en mis estudios, en mi trabajo, en mi empresa, y en mi llamado y propósito. Que no haya grietas en mi roca base y restaura todo hueso que se haya roto.
  36. Te ruego Jesús que se poden las ramas muertas y que mi cosecha dé mucho fruto.
  37. No ofrezco resistencia y oro para que todas las distracciones impías se eliminen de mí, ya sean personas, relaciones tóxicas, entornos, situaciones muertas, influencias impías o cualquier cosa que no sea conveniente para mí. Me alejo, ahora mismo, de toda cosa muerta y los libero todos en el nombre de Jesús †.
  38. Te agradezco, Señor, que he heredado la vida a través de Tu sacrificio, el perdón de mis pecados a través de Tu Sangre, la revelación a través de Tu Palabra, y que haya sido empoderado por Tu Espíritu Santo.
  39. Me tomo un tiempo preciado para comprender completamente lo que significa mi relación contigo. Ayúdame a nunca perder de vista el hecho de que tengo un adversario que debe ser combatido y derrotado cada día. Mi adversario es el mundo y Satanás, que es el Príncipe de este mundo. El mundo que me rodea no es mi hogar y cada día se vuelve más un reflejo de Satanás, su príncipe. No ignoro los dispositivos de Satanás y entiendo que el mundo está diseñado para mi destrucción. Los encantos del placer y las tentaciones que cruzan mis ojos tienen el propósito de robarme todo lo que he heredado a través de Cristo †. Cada trampa, cada lujuria y el orgullo que hay en el mundo se ponen en mi contra por todos lados.
  40. La esperanza que tengo es caminar pacientemente de acuerdo con Tu Palabra y permanecer firme con el pacto que he hecho contigo. El mundo no puede despojarme de mi autoridad, pero puedo entregarla. No seré engañado por lo que veo, escucho o cómo me siento. Si no es de Dios, entonces es para mí destrucción.
  41. Ayúdame Señor a ver el espíritu detrás de la tentación. La Palabra me dice que Satanás vino a robar, matar y destruir. Pero Jesús viene para que yo tenga vida y la tenga en abundancia.
  42. Yo reprendo y ato toda influencia que busca alejarme de Ti. Porque no es más que una puerta de entrada al infierno que me robará mi destino eterno.
  43. Y, padre, sé que eres capaz de hacer todas las cosas y que no hay nada imposible para Ti.
  44. Ahora mismo Señor, recuerdo mi primer amor. Y hoy estoy preparado para ejercer fe a la luz de las circunstancias, sacrificar mis propios deseos y abrazar los tuyos, mantenerme en la Palabra de Dios, aunque eso me haga parecer peculiar, negar mi carne y mis sentimientos sin importar la tentación, y no tomar decisiones basadas en lo que veo o pienso.
  45. Perdonaré todo el pasado y presionaré hacia la marca. Caminaré como profeta de Dios, levantaré la cabeza y, si no hay nadie que me aliente, me alentaré a mí mismo. No me avergonzaré de seguir los ejemplos de Jesús Cristo, ni siquiera frente a la persecución, a pensar de manera diferente a la luz de las etiquetas negativas y las calumnias que pueda soportar, ni tampoco tendré miedo de tomar una posición dentro De la minoría, aunque parezca que el mundo entero está de pie contra mí. Estoy dispuesto a abstenerme cuando otros están ansiosos por participar, a hablar incluso cuando mis palabras pueden hacer que me excluyan, y a creer en la Biblia incluso cuando es algo impopular. En otras palabras, estoy preparado para vivir como Jesús †.
  46. Libero mi fe ahora mismo en el nombre de Jesús †. Sea cual sea la situación en la que me encuentre, sea cual sea la situación a la que me tendré que enfrentar, e independientemente de las probabilidades en mi contra, estaré firme e inamovible.
  47. Soy una compañía de élite y estoy rodeado por una gran nube de testigos. Las palabras de esta oración me consolarán, fortalecerán mi espíritu y me alentarán en el camino.
  48. En el Nombre de Jesús y en el Poder de Su Sangre, reprendo, ato y derribo a Satanás y sus fuerzas de oscuridad de cualquier participación, actividad o distracción en esta oración.
  49. Jesús, te pido que liberes a mis ángeles guerreros a que vengan en contra de todo pensamiento, sentimiento, influencia y obstáculo que se opone a mí.
  50. Me postro en la brecha por mi familia, hermanos y amigos, y voy detrás del Señor con todo mi corazón, incluso, mientras digo o escucho las palabras de esta oración, mi cuerpo se está regenerando a sí mismo. Mi cuerpo se ha preparado para otro día productivo.
  51. Mi cuerpo se está desarrollando de acuerdo con Tu plan, y la salud se está liberando en todos mis órganos, tejidos, huesos, sistema corporal, venas, arterias y músculos. Mi cerebro está procesando la información consistente con Tu Palabra y filtrando todo lo que no es de Ti. Mi corazón está siendo protegido de todas las influencias impías y mi inocencia está siendo protegida. Tengo y siempre tendré una mente sana que está saturada en Tu Palabra.
  52. Declaro en tu Santo Nombre Jehovah Rapha, Dios que Sana, así como levantaste un jovencito varón hace más de 100 años de su cama: paralítico, torcido y desahuciado, para enderezarlo otra vez, quien, con su fe, declaró la siguiente oración, ¡y se sanó! quedando como un hombre fuerte, derecho y bien formado, declaro como él lo hizo hasta que sanó:
  53. “En el Nombre de Jesús, Jehovah Rapha, Dios que Sana, estoy completo, soy perfecto, fuerte, poderoso, amoroso, armonioso y feliz.”
  54. Lo mismo, Santo Padre que estás en el Cielo, en el Más Alto Trono, declararé por los enfermos y los afligidos que llegue a conocer, sean hermanos, familiares o extraños, la misma oración de sanación poderosa y llena de Fe:
  55. “En el Nombre de Jesús, Jehovah Rapha, Dios que Sana, estas completo(a), eres perfecto(a), fuerte, poderoso(o), amoroso(a), armonioso(a) y feliz.”
  56. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, reprendo a los espíritus malignos, para que no se adhieran a mí de ninguna manera o forma. No tienen lugar, familiaridad ni invitación en mi vida. No entran en mis ojos, mis oídos, mi mente y mi corazón. Corto para siempre cualquier lazo que me haya tenido atado a ellos. Cauterizo las heridas de mi alma y espíritu con la Sangre viva de Jesús. Mi espíritu tiene victoria sobre ellos todos los días de mi vida.
  57. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, te pido que cambies la frecuencia en mi cerebro, que mis pensamientos y patrones de onda mental sean inaccesibles para otros, y que el enemigo, en cualquiera de sus formas, venga de donde venga, no sepa lo que estoy pensando o lo que voy a decir.
  58. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, estoy completamente protegido e invisible contra cualquier tecnología que pueda usarse contra mí para vencerme y someterme. Estoy blindado completamente con la Sangre de Jesús.
  59. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, reprendo, ato, rompo y rechazo todas las maldiciones generacionales que existan en mi linaje genético y espiritual.
  60. Decreto por la Sangre del Cordero de Dios y el poder que se me otorga como heredero conjunto con Jesús Cristo †, que no seré víctima de abuso físico, mental o emocional, ni tendré, serviré o entretendré a ídolos o dioses falsos.
  61. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, decreto que no soy un rompedor de pactos. Que mi sí es sí y mi no es no.
  62. Te ruego Señor Jesús que me protejas de todo que me pueda lastimar, de tipo de dolor o peligro, y de aquellos que me desean el mal.
  63. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, te pido que me sigas moldeando en carácter y me des la paciencia de Job, la fidelidad de Abraham, la mansedumbre de Moisés, el corazón y fidelidad de David, la sabiduría de Salomón, el favor de José, el oído de Samuel, el valor de Josué, la sabiduría de Daniel, el celo y entusiasmo de Pedro, el amor y paciencia de Juan, la fe del Centurión, la voz de Juan el Bautista, la audacia de Pablo, y la fortaleza, providencia y perseverancia de María.
  64. Permanezco en los frutos del espíritu todos los días de mi vida. E incluso ahora, estas frutas crecen en mí, Señor.
  65. Ayúdame a ser una persona de gran fe, consistente en buenas obras y un alentador constante.
  66. Jesús, Seguiré amándote con todo mi corazón, mente, cuerpo, alma y espíritu, y amaré a mi prójimo como a mí mismo.
  67. Jesús, cuando te vea, correré a Tus brazos abiertos y te abrazaré en total gozo y felicidad para que enjugues toda lágrima de mi corazón, toda onza de dolor y aflicción, haciéndome nuevo otra vez en alma, cuerpo y espíritu.
  68. Jesús, te amo. Abre mi corazón con Tu Gloria. Ordena mis pasos en la Palabra y diseña mis días de acuerdo con Tu voluntad.
  69. Lléname y revísteme contigo. Toma estas manos y hazlas tuyas, toma estos ojos y hazlos tuyos, toca mi boca y pon Tus palabras en ella, toma esta voz y conviértela en tu alabanza. Toma estos pies y conviértelos en tu Evangelio.
  70. Señor Jesús, lléname de tu vida, de tu amor, de tu alegría, de tu templanza, de tu santidad. Hazme uno en ti.
  71. Jesús. Lléname de Ti, y renuévame en cada respiro.
  72. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, te pido Señor que seas el primero en todo lo que hago y que no tenga ninguna prioridad más grande que Tú. Que así sea por todos los días de mi vida.
  73. Estoy eternamente conectado a Ti y tengo un lugar reservado y confirmado lleno de expectativa de estar contigo y servirte en el Cielo.
  74. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, oro para que mi rostro esté siempre delante de ti Señor y que Tus ángeles acampen a mi lado y alrededor de mí mientras duermo en pastizales creados por ti.
  75. Amado Jesús, nunca dejaré de alabarte. Llena mis tiempos de meditación y alabanza a ti. Mantén mi fe firme y singular, siempre enfocada en Ti.
  76. Jesús, iré adonde me mandes y hablaré lo que me des para hablar.
  77. No tengo miedo de sus rostros porque Tu espada me protege en todo momento.
  78. Padre, tú eres mi sustentador, mi proveedor, mi consolador, mi Dios, mi fortaleza y, sobre todo, mi amigo.
  79. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, me equipo ahora mismo con toda la armadura de Dios, que estoy cubierto de pies a cabeza y en todos los aspectos de mi vida. No debe haber partes de mi vida que estén expuestas adentro o afuera, sino que todas serán cubiertas por la Sangre de Jesús †.
  80. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, me pongo el casco de la Salvación. He sido redimido de todos los rastros de la pobreza y reprendo y ato al espíritu de la pobreza. Tú me suples todas mis necesidades y estoy bendecido todos los días de mi vida. Contigo, nada me faltará.
  81. En el Nombre de Jesús, declaro abundante cosecha en mi vida. Mis cuentas bancarias están desbordadas y mis graneros están llenos. Las bendiciones del Señor me alcanzan y me persiguen todos los días de mi vida. Declaro seguridad financiera y plenitud sobre mi familia y la perfecta voluntad de Dios en mi vida.
  82. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, reprendo, ato y maldigo el espíritu de la muerte. No veré la muerte prematura, ni la muerte tendrá control sobre mí. Cumpliré todos mis días, horas, meses, años, minutos y segundos prescritos por Ti,
  83. Jesús. Tengo orden divino en mi vida y la muerte no tiene control sobre mí. Mil caerán a mi lado y diez mil a mi diestra, pero no vendrá, no a mí.
  84. En el Nombre de Jesús y el Poder de Su Sangre, mis pies están calzados con el Evangelio de la Paz. La paz descansa sobre mí y cubre mi mente y mi corazón. Tengo paz en medio de las tormentas, el caos y la confusión. Tu paz me reconforta en tiempos de prueba y me sostiene y me hace libre de estar cansado. Supera toda comprensión, dejando a la lógica indefensa y mi fe me sostiene.
  85. Padre, eres un Dios maravilloso, no estás a un millón de kilómetros de distancia, sino que estás aquí conmigo todos los días. Caminas conmigo, hablas conmigo para guiarme en cada paso del camino. Tú me amas y yo descanso en ti y sé que eres mi Dios.
  86. En el nombre de Jesús y el poder de Su sangre, he sido facultado con la espada del Espíritu y tengo autoridad sobre todo el poder de Satanás. Me alegro de celebrar que mi nombre está escrito en el Libro de la Vida del Cordero. ¡Aleluya! La espada del Señor nunca se apartará de mí y hablo con audacia en mi espíritu.
  87. Yo reprendo y echo fuera el espíritu de temor. No me has dado el espíritu de miedo, sino el de poder, el de amor y el de una mente sana.
  88. Cuando ande por las aguas estás conmigo. Cuando atravieso los ríos, me ayudas, y cuando atravieso el fuego, las llamas no me queman. Me enviaste tu amor y me proteges todos los días de mi vida. Las manos de Tu protección divina descansan sobre mí y Tu fuego santo estará en mi espíritu.
  89. En el nombre de Jesús y el poder de Su Sangre, el escudo de la fe es una extensión de mi brazo. Mi fe no me fallará, y confío en el Señor con todo mi corazón, cuerpo, alma y espíritu.
  90. Si lo dijiste, entonces sé que lo harás. No me negarás nada bueno y podrás cumplir Tu Palabra en mi vida.
  91. Fortifico mi fe al liberar las promesas de Dios en mi vida. Cada palabra que me ha hablado con respecto a mi destino se establecerá y se cumplirá y mis enemigos no prevalecerán contra mí.
  92. Padre Celestial, en el nombre de Jesús, oro por mi matrimonio. Ruego que mi matrimonio continúe siendo todo lo que la Palabra de Dios dijo que era. Mi matrimonio se basa en la fidelidad, la confianza, la lealtad y el amor mutuo de Dios. Eres la cabeza de mi casa en el centro de todo lo que hacemos, y la Palabra de Dios será la autoridad vinculante y final en todos los asuntos.
  93. En el nombre de Jesús, entrego a mis hijos a Ti Señor y confío en que me impartas la capacidad y la sabiduría para criarlos en el temor del Señor. Me comprometo a que mis hijos reciban abiertamente las instrucciones de Tu palabra sobre cómo criarlos, amarlos y presentarlos adecuadamente cuando llegue la hora.
  94. Ruego que se cumpla Tu vocación y propósito en ellos y pido que me guíes y dirijas en todos los asuntos que les concierne. Tendré cuidado de representarte ante ellos en todo lo que digo o hago. Me comprometo a vivir santo ante ellos y darles ejemplos piadosos para que los sigan. No seré un hipócrita y practicaré lo que predico. Seré un proveedor y protector para ellos y haré todos los sacrificios necesarios para asegurarles una vida maravillosa. Lucharé para preservar su inocencia y protegerlos del lavado de cerebro del mundo. Mis expectativas en ellos se cumplirán y las bendiciones establecidas en Tu palabra se establecerán en ellos. Mis hijos te verán en todo lo que digo y hago.
  95. En el nombre de Jesús, sello mi alma a las palabras de este pacto, de que es la declaración de mi corazón, que cada palabra esté alineada con la perfecta voluntad de Dios, y esté de acuerdo línea por línea con Su comprensión. Que el Señor Jesús Cristo sea el árbitro final de mi mente y mi corazón y que este pacto sea siempre agradable en los ojos de Dios.
  96. Te agradezco Señor que me ames y que me escuches. Te agradezco, Señor, por este pequeño momento de compañerismo íntimo que comparto contigo, te agradezco que estas palabras se establezcan en mi corazón y en mi mente. Siempre serán parte de mí y guiarán y dirigirán mis caminos.
  97. Te agradezco Señor por esta oportunidad y de darme otra segunda oportunidad. Espero Tu regreso y sé que nada de lo que he hecho o sacrificado ha sido en vano.
  98. Gracias por esta vida, quien soy en Cristo Jesús, y por todas las bendiciones que me has otorgado.
  99. Saludos y bendiciones en toda plenitud a todos los santos que están ya contigo.
  100. Jesús, gracias por crearme y hacerme tuyo.
  101. Padre, en el nombre de Jesús, ahora tengo plena fe y creencia de que la Sangre de Jesús ahora me protegerá totalmente contra todas las cosas sobre las que acabo de reclamar Su Sangre.
  102. Gracias ABBA, mi Padre Celestial.
  103. En el nombre poderosísimo y excelentísimo, Nombre sobre todo nombre, Jesús de Nazareth, el Cristo, el único Hijo de Dios, el Segundo Adán, el Rey de Israel y Gobernador eterno de la Nueva Jerusalén. †
  104.  Por los siglos de los siglos. Amen.


Arriba del Sello en Rumano, la misma oración del pecador está en copto arameo.

“Doamne Iisuse Hristoase, Fiul lui Dumnezeu, miluieste-ma pe mine pacatosul.”

“Dominum Jesum Christum, Filium Dei, habet miserere mei peccator.”

Señor Jesús Cristo, Hijo de Dios, ten misericordia de mí, un pecador.”

*Traducida, inspirada y adaptada en la “Battle Ready Prayer” de Aaron Hopson, battlereadyprayer.com